Carta de una pediatra muy especial

La doctora Ana Rosa Sánchez formó parte del Servicio de Pediatría del Hospital Torrecárdenas hace tiempo y la recordábamos como ella se mostró entonces, manifestando siempre una disposición y entrega características, ofreciendo su colaboración en lo que hiciera falta, siempre pendiente de mejorar la estancia de niños y niñas.

Hace poco  volvió de nuevo a  Torrecárdenas  y hemos podido comprobar que continúa tan activa como siempre. En poco tiempo ha conseguido, entre uno de sus logros, que el proyecto de decoración de las áreas de hospitalización de Pediatría, que todos deseábamos y junto al que la vemos en la imagen, fuera  una realidad.

Y cuando menos te lo esperas, te sorprende con una muestra más de sensibilidad y empatía, como en esta ocasión, y te pregunta: ¿Qué te parece si escribo una carta al maestro de Esteban para que la lea en clase y conozcan allí también su comportamiento ejemplar, cada vez que tenemos que pincharle, curarle o someterle a pruebas que no son nada agradables?

Me pareció muy bien, por supuesto; también a Esteban y a sus padres. Cuando volvió al Hospital nos contó sonriendo y satisfecho que su maestro había leído la carta en clase, que le habían dado un aplauso muy grande y que le había parecido “muy bien”.

Había antecedentes en el Aula Hospitalaria de cartas escritas  entre profesorado, Centros escolares, hospitalizados  pero en este caso es la primera vez que la correspondencia responde a la iniciativa del personal sanitario del Servicio de Pediatría.

Una idea muy original y seguro que muy beneficiosa.

 

La carta dice así:

Queridos compañeros y compañeras de Esteban Cuenda, soy una de las pediatras que atienden a Esteban.

Como sabéis, él tiene que ingresar con mucha frecuencia. Esto no es nada fácil, cerrad los ojos un momento y pensadlo…

Por eso quiero informaros con esta carta de su comportamiento con nosotros/as los profesionales de la salud; muchas veces tenemos que pinchar y hacer cosas que no son agradables, a nosotros tampoco nos gusta, pero son cosas necesarias para que os curéis.

Esto lo sabe muy bien Esteban, porque lo ha padecido y lo padece con mucha frecuencia, sólo tenéis que preguntárselo, su comportamiento en este aspecto es ejemplar, siempre colaborando y haciéndolo incluso con una sonrisa.

Por eso se merece un gran aplauso y unas Felicidades muy grandes.

Un saludo para todos/as

Ana Rosa Sánchez

Pediatría

 

Artículos relacionados

Compartir