Charla en la Universidad de Málaga

El pasado 3 de mayo, como complemento de la formación de las alumnas del segundo Curso del Grado de Educación Infantil y dentro de la asignatura Educación y Cambio Social, fuimos invitadas por la profesora Mariana Alonso, que imparte la materia, dos Maestras del equipo de Atención Educativa al alumnado enfermo de los Hospitales de Ronda y del Materno Infantil de Málaga, junto a ellas una alumna en prácticas del IES Sierra Bermeja del Ciclo Formativo de Grado Superior de Integración Social.

Las alumnas han querido compartir la experiencia con el siguiente artículo:

ENTRE CORAZÓN Y CORAZÓN, LUCHAMOS POR EL DERECHO A LA EDUCACIÓN

Antes de que existieran las aulas hospitalarias, los niños y niñas que enfermaban y debían ser hospitalizados durante un largo periodo de tiempo no recibían ningún tipo de atención educativa mientras estaban hospitalizados y durante el período de convalecencia, eran apartados y excluidos del sistema educativo, nadie se planteaba que estos niños y niñas también tenían derecho a ser educados y a aprender. El dolor, el aislamiento, la enfermedad, eran su única perspectiva, eran aislados de la sociedad en general, el único contacto social que recibían quedaba limitado a los familiares y al personal médico. Tras la aparición de las aulas hospitalarias todos estos niños y niñas pasan a ser visibles ante el sistema educativo al que pertenecen, se les garantiza una atención educativa individualizada durante el periodo de hospitalización y convalecencia. Se les presta asesoramiento a las familias del niño o niña para fomentar el uso formativo del tiempo libre que pasen con sus hijos e hijas. Establecen un acercamiento entre el centro educativo, las familias y los servicios sanitarios para facilitar la adaptación a la nueva situación a la que se enfrenta el niño o niña y para la posterior reincorporación a la escuela. Aseguran la continuidad del proceso enseñanza-aprendizaje cuando el alumnado hospitalizado es dado de alta, para que prosiga con el proceso en el domicilio hasta su posterior reincorporación al colegio. El principal objetivo que tienen es utilizar la escuela como principal instrumento para normalizar la vida de los niños y niñas hospitalizadas o convalecientes y de esta forma hacerlos visibles ante el sistema educativo y darles los mismos derechos que al resto de los compañeros y compañeras que sí pueden asistir al colegio, ofreciéndoles la oportunidad de optar por una educación ordinaria de calidad y eficiente. Los profesionales de las aulas hospitalarias actúan como mediadores, no emplean su propia metodología, sino que se adaptan a la que establece el centro educativo al que posteriormente se reincorporarán, para que lleve el mismo ritmo de aprendizaje de sus compañeros y compañeras del aula-clase, y de esta forma logran que los niños y niñas que sufren algún tipo de enfermedad y no pueden asistir al colegio no se sientan excluidos ni apartados, sino todo lo contrario incluidos, valorados y aceptados.

Estos proyectos nos abren la mirada hacia otra realidad existente. Queremos destacar la lucha que mantienen estos profesionales para hacer visible a estos niños/as y la confianza que depositan en ellos, para que puedan participar en la escuela como todos y cubrir su derecho a la educación. Además es admirable ver como unas docentes se toman tan en serio su trabajo de forma tan vocacional, demostrando una gran profesionalidad y compromiso por la educación. Es motivador ver reflejado el orgullo por el avance de los niños/as a través de los ojos y las palabras del docente. Nos quedó muy marcada una frase que Teresa citó, que dice así: “El derecho a la educación no puede quedar vulnerado a pesar de la enfermedad”.

 

 

Susana ejerce una labor muy importante, contribuyendo así a favorecer la motivación de cada niño y niña por aprender en el período que pasa en el hospital o en la casa, siendo capaz de hacer sentir al niño miembro de la clase gracias a las tecnologías de las que disponemos. Además, ha hecho sentirnos capaces de afrontar cualquier momento difícil y nos ha transmitido su valor de resiliencia, que convierte los momentos duros en motivación y alegría. También nos ha transmitido la importancia de la educación y su papel en cualquier contexto y circunstancia.

 

En tercer lugar, queremos resaltar el papel tan importante que realiza Gema como alumna en prácticas y también su valentía para ofrecerse a venir a la Universidad y compartir su experiencia con nosotras.

Nos enseñó la importancia de trabajar la inclusión, potenciando las capacidades de cada uno; como es el caso del proyecto que llevó a cabo con un alumno que pintaba cuadros con la boca. Y por último y especialmente, destacamos la gran labor que está realizando en el proceso de incorporación de un alumno a la escuela, sabiendo transmitir a los demás niños/as la historia de su vida a través de un cuento, consiguiendo que todos lo entendieran y recibieran con los brazos abiertos.

Desde aquí nuestro más sincero agradecimiento por la oportunidad que nos habéis dado de conoceros y la labor tan grande que hacéis. Os decimos “hasta pronto” con parte de un poema de Mario Benedetti que esperamos os siga animando y dando fuerza en vuestro día a día.

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se ponga y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma,

Aún hay vida en tus sueños

Porque cada día es un comienzo nuevo,

Porque esta es la hora y el mejor momento.

Porque no estás solo, porque yo te quiero.

(Mario Benedetti)

Alumnas de 2º Curso del Grado de Educación Infantil (Grupo B)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Compartir