Un cuadro hecho con mucho arte

Todo empezó cuando Nihal, una alumna de 5 años de nuestra aula a la que le encanta pintar con pinceles, decidió usar la parte trasera de un poster gigante para realizar una de sus obras. Pensó que el verano estaba cerca y que le apetecía crear algo relacionado con el mar. Así que pensó que el mar, el sol, un barco y una bonita isla serían los elementos más destacados de su trabajo. Con sus pinceles y sus pinturas no paró de  colorear a la vez que nos contaba quién podía vivir en esa bonita isla y qué clase de capitán navegaría en su barco. Allí quedó el cuadro; encima de la mesa mientras esa escena tan estival se secaba al calor del aula.

Al siguiente día los primeros en llegar a la clase fueron  Laurita, de tres años, y sus padres. Quedó prendada del cuadro de Nihal, pero pensó que a la isla le faltaba una casa, al árbol de la isla sus frutos, al barco unas ventanas y una bandera, al cielo una nube y al mar algún que otro ser marino: medusas, peces, delfines,…

Para completar la obra, Anthony, de 8 años, ideó el romper del mar en la isla y en el barco pintando de un gris claro la espuma de las olas.

Artículos relacionados

Compartir