Taller de higiene de manos en el aula hospitalaria

El Taller de Higiene de Manos impartido por Carmen Sánchez, Supervisora de Medicina Preventiva y Vigilancia de la Salud del CH Torrecárdenas, es el segundo relacionado con los hábitos para tener una buena salud y calidad de vida que se realiza en el aula hospitalaria el presente curso escolar.

Como afirmó durante el taller Carmen Sánchez:

Lavarse las manos es una de las mejores formas de prevenir la propagación de infecciones y enfermedades. La mayoría de las infecciones comunes (80%) se pueden transmitir a través de las manos. El lavado de manos es algo fácil de hacer. Se debe hacer en todos los lugares, desde la casa propia, el sitio de trabajo, hasta los centros de atención infantiles y colegios, y los hospitales. Las manos limpias pueden evitar que los microbios pasen de una persona a otra y a toda la comunidad. Cuando los niños ya son suficientemente grandes para ir solos al baño, también lo son para aprender a lavarse las manos. Los niños aprenden en gran parte por imitación, viendo a sus mayores cómo hacen las cosas.

Durante el taller la Supervisora en Medicina Preventiva del CH Torrecárdenas  nos dio una serie de indicaciones para saber cuándo lavarse las manos:

Nos debemos lavar la manos siempre antes de las comidas o de beber y antes de alimentar a los niños, sea lactancia artificial o materna. También lo debemos hacer antes y después de preparar la comida, sobre todo cuando se manipulan alimentos crudo; después de usar el baño o de ayudar a un niño a ir al baño y antes y después de cambiar pañales. Además, el lavado de manos es imprescindible después de sonarse la nariz, toser o estornudar sobre las manos; antes y después de estar con una persona enferma y antes y después de curar una herida. Es fundamental ser limpio con nuestras manos también después de jugar con juguetes o tocar objetos que se han compartido con otros niños; después de tocar a una mascota o tener contacto con sus desperdicios; después de jugar en el suelo, arena, césped u otras superficies que puedan estar sucias y después de tocar basura.

Carmen Sánchez también quiso dejarnos claras las pautas a seguir en el proceso del lavado de manos:

Se debe usar agua y jabón. Si solo se utiliza agua no se eliminan los microbios. Después de mojar las manos se aplicará el jabón. Deben frotarse las manos durante al menos unos 20 segundos (se les puede decir a los niños que canten “cumpleaños feliz” para conseguirlo). No hay que olvidar frotar las uñas y las yemas de los dedos, aquí están la mayor parte de las bacterias. Después se enjuagan las manos durante diez segundos con agua abundante y se secan con una toalla o papel desechable (es lo preferible en sitios públicos).

 

Artículos relacionados

Compartir