Una mañana mágica

Mi nombre es Irene, tengo quince años y he ingresado en diversas ocasiones en Torrecárdenas por distintos motivos. Normalmente no suelo salir mucho de mi habitación, pero el día 18 me avisaron de la visita de un mago y decidí ir a ver su espectáculo a la escuela del complejo hospitalario.

El mago Kerbassi en un momento de su actuación en el aula hospitalaria

El nombre del mago en cuestión es Zoilo Kerbassi. La exhibición me sorprendió gratamente, desde un principio el mago atrajo a atención de los presentes en el número. Empezó explicando cómo realizar un truco simple y después llevó a cabo otros. Con mucho esfuerzo intenté encontrarle una explicación que no fuera la magia, pero fue en vano. En todo momento nos sentimos integrados en los trucos, e incluso algunos alumnos participamos en ellos impidiendo así que, a pesar de las distintas edades, nadie se aburriera. Además, en el número el mago incluyó un toque humorístico que hizo el número más entretenido. La función acabó después de que el mago nos regalara un globo con la forma que le pidiéramos.

El maestro y un alumno del aula con las figuras de globos que hizo el mago

 

Artículos relacionados

Compartir