Alumnos de la Escuela de Arte de Almería visitan Torrecárdenas

El pasado 6 de abril los alumnos y alumnas de segundo de bachillerato de la Ecuela de Arte  de Almería visitaron el Hospital Torrecárdenas. Durante su visita conocieron las oportunidades que brinda el hospital para llevar a cabo tareas de voluntariado y realizaron talleres artísticos con niños y niñas hospitalizados en las distintas áreas y utilizando algunos materiales de reciclaje, tales como retales de tela, papel de periódico, folios usados, calcetines rotos y vasos de yogur vacíos. Andrea, una de las alumnas, nos cuenta la experiencia.

Andrea llevando a cabo un taller

La mañana del pasado jueves 6 de abril, antesala de las vacaciones de Semana Santa, un grupo voluntario de alumnos de segundo de bachillerato de la Escuela de Artes de Almería nos trasladamos, a cargo de una de nuestras profesoras, al hospital de Torrecárdenas para realizar un Taller de Arte junto a los más pequeños del lugar, que duró alrededor de dos horas en las que se pintó con los dedos, se hicieron marionetas de calcetines con sendas melenas de lana, de calcomanías, hombrecitos y ranas de papel de periódico, flores de goma eva y cactus de colores en vasos de yogur reciclados para diversión de todos. El quid de la cuestión no fue solamente que desarrollaran su creatividad o su técnica; tampoco lo mucho que aprendimos los alumnos, que nos sorprendíamos cada dos por tres de las cosas que hacían, sino, sobre todo, el mero hecho de pasar juntos ese rato, provocar las risas de unos y otros, entrar en contacto,  hacer con nuestra presencia algo muy grande. Porque si de algo estoy segura es de que les alegramos el día, y todos nosotros, los del bachillerato de Arte, salimos de allí comprendiendo un poco mejor de lo que nos habían hablado Mariví Andueza, coordinadora de voluntariado del hospital,  y Alba, voluntaria de la asociación ARGAR; el hecho de que siendo voluntario “recibes más de lo que das”, una expresión que significa mucho más cuando la experimentas que cuando la oyes. Salimos de allí muy contentos con todo lo que habíamos hecho, con todo lo que les habíamos ayudado, con la conciencia de lo fácil que era hacerlo y, la mayoría, deseando volver a verles, a estos niños, tan valientes que soportan una carga tan pesada… sin dejar de ser niños.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Artículos relacionados

Compartir