“El día a día en el aula hospitalaria es muy dinámico y heterogéneo”

Reportaje de la escuela o ciberescuela del hospital materno de Granada Foto: Alex Camara Reportaje de la escuela o ciberescuela del hospital materno de Granada Foto: Alex Camara Foto: Alex Camara Foto: Alex Camara Foto: Alex Camara Foto: Alex Camara Foto: Alex Camara Foto: Alex Camara Foto: Alex CamaraFoto: Alex Camara Foto: Alex CamaraFoto: Alex Camara Foto: Alex Camara Foto: Alex Camara Foto: Alex Camara Foto: Alex Camara Foto: Alex Camara Foto: Alex Camarapresidente y equipo de la asociacion de constructores Foto: Alex Camara

¿Desde cuándo se lleva a cabo este servicio en este Hospital?
–Las Aulas Hospitalarias dependientes del Programa de Educación Compensatoria de la Delegación de Educación funcionan en este hospital desde 1988. Con anterioridad a esta fecha ya funcionaban dependiendo de Salud.
–¿Cómo es el día a día en el Aula Hospitalaria?
–El día a día en el aula es muy dinámico y heterogéneo. Cada día es diferente, no existe la monotonía, siempre estamos en continuo cambio. Los niños y niñas cambian de situación, de emplazamiento, de estado emocional… a lo largo de la jornada escolar (salen y entran del aula, tienen pruebas diagnósticas, vienen con o sin suero, movimiento limitados o libres…).
–¿Cuántos alumnos suelen tener de media en el Aula? ¿Y qué edades comprenden?
–Está en función del número de ingresos de la planta y de la época del año. Atendemos a niños y niñas en edad escolar entre 3 y 16 años.
–¿Cómo organiza las clases?
–Después de años de experiencia, la flexibilidad en la organización y la atención a las necesidades de los niños en el ámbito hospitalario son la base de nuestro quehacer educativo. Partiendo de estas premisas las clases se organizan en función del tiempo de hospitalización, del espacio (situación) y de la edad de los niños y niñas. Si son de media y larga estancia: nos ponemos en contacto con sus centros de origen y realizamos las tareas escolares de su curso, incluidos los exámenes. Si son de corta estancia dividimos la jornada en tiempos. En primer lugar, actividades de presentación, de lectura, de expresión de la imagen que tienen de ellos mismos a través del autorretrato y trabajo en proyectos. Y en segundo, tratamos las TIC’s. Si su colegio tiene web la consultamos y si no abrimos la web del CEIP Loreto, que hace magia y aparecen los libros de su cole en el ordenador (cuando les digo esto me miran con incredulidad).
En cuanto a la situación, algunas veces no pueden acceder al aula y se atienden en la habitación. En relación a la edad, en unas ocasiones la actividad se realiza más en grupo (edades homogéneas, hospitalización…) y, la mayoría de las veces, se da respuesta a la variable edad – curso.
Y, para terminar la jornada, hay un tiempo en el que los niños pueden elegir su actividad favorita. Por ello, el aula está espacialmente organizada por áreas (ordenador, juegos de mesa, actividades psicomotrices, lúdico, plástica, creatividad…).
–¿Qué papel desempeña la familia en todo este proceso?
–La familia tiene un papel fundamental. De su actitud depende la incorporación y participación de sus hijos en este espacio y beneficiarse del planteamiento, escolar, educativo y lúdico que se les ofrece ante la hospitalización (más o menos prolongada).
–¿Cómo enseña al niño a convivir con la enfermedad?
–La forma en la que el niño y la niña convive con la enfermedad va a depender mucho de cómo la sientan y vivan las personas más próximas a él. En el tiempo que dedicamos a la presentación hay niños y niñas que cuentan como gestionan sus emociones ante esta situación y la comparten con los demás. Lo que favorecemos es tener un tiempo para la expresión y la comunicación, simplemente eso, ¡que no es poco! En muchísimas ocasiones, a pesar de su corta edad, nos dan unas lecciones de vida impresionantes.
–A pesar de su experiencia, debe de ser duro…
–Es un trabajo muy gratificante. Tienes una comunicación con los alumnos y la familia muy personalizada. Podría decirse que es como una “relación de convivencia”, en la que se interactúa de forma natural, libre, espontánea, con una carga emocional muy alta, por la que todos aprendemos de todos ¿Qué mejor experiencia profesional para una maestra?

Compartir