TRABAJANDO LAS EMOCIONES

AVENTURA EN EL RIO

(Cuentos para sentir, Begoña Ibarrola, 2003, Editorial SM, 9ª edición)

Nos movemos en  un espacio donde las relaciones humanas forman parte indisoluble de nuestro trabajo, también del personal con el que cada día compartimos, segundos, minutos, horas días, meses y algunos años de buenas y no tan buenas experiencias y noticias. Los niños y las niñas cambian, vemos caras nuevas, padres y familiares diferentes, patologías conocidas y desconocidas, problemas personales que nos desbordan aunque no sean nuestros y un largo etcétera de acontecimientos difícilmente programables fuera del ámbito hospitalario.

hada-cantarina-y-andres

Estamos desarrollando nuestra tarea con  miles de niños y niñas y sin darnos cuenta pasamos a formar parte de sus incipientes vidas. Escribe García Márquez en su libro Vivir para contarla que “La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla”, llevamos años trabajando y podemos volver la vista atrás para rememorar comentarios de antiguos alumnos y alumnas que recuerdan la escuela del hospital como un lugar seguro, de encuentro, donde compartir y expresar sus sentimientos, sus traumas, sus frustraciones, hacer amigos, descubrir nuevos contenidos…en definitiva, aprendieron a vivir según sus circunstancias  y enfrentarse al mundo que nos rodea.

Trabajando en el espacio hospitalario podemos afrontar la relación con nuestros alumnos y alumnas de una forma más personalizada, manejamos información diaria, casi instantánea de que es lo que ocurre a su alrededor y como le influye, podemos satisfacer al mismo tiempo sus necesidades educativas y muchas veces personales, resumiendo, nuestra relación es tan directa y personal que dejaremos nuestra huella en su recuerdo. ¿Somos realmente conscientes del papel que desempeñamos con nuestra profesión?

El objetivo principal de este proyecto ha consistido en desarrollar habilidades emocionales como la identificación y expresión de sentimientos, la reducción del estrés, habilidades cognitivas como el afrontamiento de una situación, la toma de decisiones y la resolución de conflictos y habilidades de conducta como la participación en grupo de trabajo, aprender a escuchar a los demás y comunicar sus pensamientos.

hada-cantarina

Pensando en todo lo anterior hemos diseñado un proyecto de trabajo en equipo,  compartiendo la actividad y el  espacio pero no siempre el tiempo físico, donde hemos expresado gráficamente la representación y comprensión mental de una lectura que nos ha hecho pensar y reflexionar sobre estados emocionales propios y ajenos, todo ello volcado y transformado tecnológicamente, se ha convertido, pero no por arte de magia, en un cuento multimedia, cuyo  énfasis queda puesto en el proceso, no en el resultado.

hada-cantarina-34

Elegimos el cuento Aventura en el río para trabajar la alegría, una emoción que nos aporta sensación de tranquilidad y aleja de pensamientos negativos tan reiterativos en el lugar en el que nos encontramos.

Es posible que lo aprendido con este tipo de cuentos no tenga demasiada importancia para ellos en el presente, pero  esperemos que se evoque en un futuro: “…yo una vez en el hospital leí un cuento…”

El Equipo educativo

Compartir